Trabajadores satisfechos, ¿es posible?

Trabajadores satisfechos, ¿es posible?

Inseguridad, estrés, desánimo… son palabras frecuentes en muchos trabajos. Los estudios demuestran que entornos laborales que fomentan la conciliación y el desarrollo multiplican por cuatro el compromiso de los trabajadores, lo que a su vez reporta mejores resultados económicos a las empresas y organizaciones. ¿Cómo conseguirlo?

¿Sabías que, según el estudio de Edenred / Ipsos del año 2015, el 40% de los trabajadores españoles desearían abandonar su puesto de trabajo? ¿Y que el 41% están insatisfechos con el equilibrio entre su vida personal y familiar?

Numerosas investigaciones y estudios han demostrado la correlación entre el compromiso de los empleados y la satisfacción con el entorno laboral. Así, entornos laborales que fomentan la conciliación y que incentivan la motivación de sus empleados consiguen incrementos significativos de la productividad y en consecuencia mejoras en los resultados del negocio.

En un entorno globalizado, muy competido y de cambios rápidos y constantes, las empresas se enfrentan con el reto de maximizar la aportación de sus trabajadores y aprovechar todo su talento y creatividad. Además, es la primera vez en la historia que en las empresas y organizaciones conviven cuatro generaciones, cada una con necesidades y perspectivas distintas en cuanto a la manera de trabajar. Generar sinergias positivas entre ellas permitirá aprovechar mejor el potencial de cada una.

edpyn-trabajadores-satisfechos-laboral

Las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de crear ambientes de trabajo en los que los empleados se sientan más cómodos, más valorados y más satisfechos. Está demostrado que el disfrute aumenta la eficiencia en el desarrollo de una tarea. Empieza a ser tendencia el que los jefes persigan como objetivo la felicidad de las personas que conforman sus equipos de trabajo. Se habla de “gefes” en vez de “jefes”: son los llamados “gestores de felicidad”.

El nuevo reto hoy es abandonar el concepto de “empleados ocupados” y pasar a un nuevo concepto mucho más enriquecedor, el de “personas plenas”, personas satisfechas y motivadas que aprovechan su desarrollo personal y profesional para mejorar su rendimiento. Para ello, la vía es crear ámbitos laborales en los que prime la confianza, se genere el compromiso de las personas y se fomente la colaboración entre ellas.

Hace ya tiempo que muchas empresas han comprobado los beneficios que les reporta el invertir en medidas de desarrollo y formación. Procesos de coaching, mentoring, y toda una serie de acciones formativas ayudan a crear conciencia y a cambiar actitudes y comportamientos más alineados con este nuevo concepto de “personas plenas” y entornos laborales enriquecedores.

1 comentario en “Trabajadores satisfechos, ¿es posible?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.