De "empleados ocupados" a "personas plenas" - Escuela de Coaching en Barcelona EDPyN | Formación presencial en Coaching

De “empleados ocupados” a “personas plenas”

Jack Welch, famoso CEO de General Electric, explicó una vez que las tres métricas que usaría para dirigir una compañía. Estas serían la satisfacción de los clientes, la satisfacción de los empleados y el flujo de caja. Velar por el desarrollo y crecimiento de las personas, potenciar la mejora de sus habilidades y competencias, mejorará los índices de satisfacción del clima laboral y contribuirá también a mejorar el rendimiento del trabajo y los resultados del negocio.

Las organizaciones que implantan el coaching como medida de desarrollo consiguen mejorar notablemente la satisfacción de sus empleados. Y con ella, la mejora de su rendimiento. Hay estudios que demuestran que empresas que combinan el coaching con programas de formación mejoran la rentabilidad en un 85%.

En el ámbito de las empresas, el coaching se revela como una poderosa herramienta de desarrollo de las personas.

El coaching es un proceso de aprendizaje y reflexión, que tiene como objetivo el desarrollo tanto personal como profesional. El coach acompaña al coachee (el cliente) en una relación profesional de confianza y colaboración que potencia su toma de conciencia, compromiso y responsabilidad para alcanzar objetivos extraordinarios. El coaching es un proceso integral que puede involucrar a todas las áreas de la vida, incluidos el trabajo, las finanzas, la salud, las relaciones, la educación y el ocio.

Coaching y desarrollo

En el ámbito de las empresas, el coaching se revela como una poderosa herramienta de desarrollo de las personas. Entre sus beneficios destacan la mejora de la comunicación tanto interna como externa. También hay una mejora de las relaciones dentro de los equipos de trabajo y un mejor uso de las habilidades y recursos. Finalmente, crecen la flexibilidad y capacidad de adaptación al cambio.

EDPyN Coaching empleados ocupados personas plenas

En empresas que utilizan el coaching se consigue un ambiente de trabajo más respetuoso con valores como la responsabilidad, la colaboración y el compromiso. El cambio cultural que se produce favorece la mayor motivación de un personal más comprometido e involucrado con el negocio. Esta mayor proactividad se suele traducir también en un aumento de la creatividad en el seno de las empresas.

El coaching busca lograr lo mejor de personas y equipos. Eso se traduce en un aumento del rendimiento y, por ende, de la productividad del negocio. Es un gran aliado para retener y captar el mejor talento para las organizaciones.

El coaching es una clara apuesta por las personas como motor de crecimiento de organizaciones y empresas. Implantar programas de coaching dentro de las políticas de desarrollo supone dejar atrás un concepto ya desfasado. Es pasar de “empleados ocupados” hacia un concepto mucho más enriquecedor: “personas plenas”.


Puedes encontrar el Programa de crecimiento para Pymes y autónomos EDPyN en este enlace.