4 claves del manual para empleados de Valve: de empleados ocupados a personas plenas

4 claves del manual para empleados de Valve: de empleados ocupados a personas plenas

Imposiciones obligadas, presiones desde arriba, plazos inflexibles… como una cadena que ata al escritorio, muchos de los elementos recurrentes en las oficinas no producen “personas plenas”, sino “empleados ocupados”. Por suerte, cada vez más empresas toman conciencia de la importancia de cuidar la felicidad laboral y el desarrollo humano de sus trabajadores: de esta filosofía se desprenden ejemplos como el que proponemos a continuación, el manual para recién llegados de la compañía tecnológica Valve.

La felicidad laboral es un concepto cada vez más en boga, y va muy ligado a la productividad: diversos estudios muestran una correlación entre los resultados económicos de una empresa y el bienestar de sus trabajadores. Sin embargo, dicho así puede sonar muy vago, muy etéreo… “¿Cómo aplico yo esto de la felicidad laboral?”, podría preguntarse uno. La respuesta la encontramos en el célebre proverbio chino:

“Quien mueve montañas comenzó apartando piedrecitas”


Valve: así se acoge a los recién llegados

Está bien, pero ¿quiénes son estos de Valve? Se trata de una de las compañías de videojuegos más potentes a nivel mundial. Con títulos como Half Life 2 o Portal en su cartera, hoy son famosos especialmente por haber implementado la popular plataforma virtual de distribución de juegos digitales Steam. Una ristra de resultados nada despreciable que comienza en lo más básico: su cultura empresarial.

Se autodefinen como una empresa “plana”, en la que no hay una jerarquía opresiva y en la que cada empleado puede escoger libremente los proyectos a los que se suma. Este cambio de mentalidad, de la “obligación” a la “pasión” queda plasmado también en el manual que Valve entrega a los trabajadores recién contratados. El texto completo podemos encontrarlo aquí, pero veamos cuatro ideas generales que podemos aplicar en cualquier negocio, grande o pequeño:

  • Se incentiva a cada trabajador a señalar sin miedo aquello que cree que se puede cambiar sin esperar a que nadie pregunte. A arremangarse y actuar de forma proactiva. De este modo, la empresa se vuelve personal, se convierte en el proyecto propio de cada uno de los empleados.
  • Los escritorios en Valve tienen ruedas, para poder moverse y unirse unos con otros en función del proyecto. Desenchufar, trasladarse y enchufar. A nivel micro, la reflexión en este caso sería que es importante que el empresario ponga de su parte para crear un lugar de trabajo con un ambiente agradable y estimulante.
  • Si te quedas más tiempo es que está fallando algo: no existen horas extras. Estas, como apuntan en El laboratorio de las TI, significan para Valve errores en la planificación o en la comunicación de los distintos desarrollos que llevan a cabo. Quedarse más tiempo del adecuado significa que no se están haciendo bien las cosas.
  • Todo entra mucho mejor con humor. El manual está lleno de dibujos cómicos, diagramas con chistes y, en general, un aire despreocupado que genera una comodidad instantánea. Para muestra, solo hace falta ir al glosario del manual, un auténtico festival de bromas internas de cara a hacer más agradable el aterrizaje al recién llegado.

Estas solo son cuatro de las ideas troncales, pero el manual está lleno de detalles. Todos ellos, eso sí, orientados a transformar la idea de “empleados ocupados” hacia la de “personas plenas”. Una quinta manera de hacerlo, de la que en EDPyN estamos 100% convencidos, es el Coaching. Si te interesa esta disciplina de gestión del cambio, te invitamos a que vengas a descubrirla en nuestra próxima Open Class, ¡te esperamos!

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.