fbpx

¿Quieres asesoramiento personalizado? Contacta con nuestra Gestión Académica.

936 242 511  –  699 049 817

La solitud del emprendedor

La primera vez que visité la sagrada familia por dentro, el guía nos explicó varios temas, uno de ellos me quedó grabado. Habló sin saberlo, de la solitud del emprendedor. Y es que, cuentan que Gaudí permaneció muchas horas de su vida solo en una habitación, diseñando la sagrada familia. (visto el resultado, ¡me lo creo!). También muchos otros artistas hacen referencia a largos periodos de tiempo en soledad creando. 

En este post quiero hablarte de la soledad del emprendedor y cómo aprender a disfrutar de ella. ¿Me sigues?

Si buscas la palabra emprendedor en google ¿sabes que aparece? Resuelto, decidido, activo, audaz, enérgico, diligente, dinámico.

Y sí, tiene razón google, la ilusión del emprendimiento, cuando llega, te aporta la energía necesaria para el arranque inicial, y es tarea del mismo emprendedor, mantener esa fuerza para seguir caminando en solitario (al menos al principio).

El emprendedor tiene colegas de profesión, compañeros de sector, amigos y familiares e incluso puede que algún trabajador a su cargo. Personas a su alrededor con quién puede compartir, conversar o pedir opinión, pero no pueden estar ahí para todo lo que necesita reflexionar, comentar, pensar, decidir… ellos también tienen vida.

Así que amigo/a emprendedor/a, tarde o temprano te vas a encontrar con ella, la solitud del emprendimiento, así que no intentes evitarla, pues puedes disfrutarla.

A partir de ahora (y quizá por un tiempo), estás solo/a para:

  • Ilusionarte (nadie siente la misma euforia que tu, cuando la web sale al mercado o encuentras el primer cliente).
  • Decidir (por mucho que escuches, tu tienes la decisión final, y tendrás que tomar muchas).
  • El primer “fracaso/aprendizaje” (tampoco nadie lo sentirá como tu).
  • Hacer facturas y equivocarte con los porcentajes.
  • La incertidumbre de saber como pagaras las facturas el próximo mes.
  • Ver como tu cuenta no para de crecer.

Aún así, no te asustes… a continuación comparto unos tips que te ayudarán a vivir de la mejor manera eso de “estar solo emprendiendo”.

Tips para disfrutar de la soledad del emprendedor;

  • Conéctate con otros emprendedores de vez en cuando; estáis en la misma situación, y por eso podéis compartir experiencias, sentimientos, ideas y muy probablemente también saldrán sinergias. Hoy en día hay miles de formas de hacerlo: redes sociales, directos, entrevistas, mensajes, videollamadas, coworkings…
  • Celebra tus logros con tu gente: está bien que “crees” solo, pero luego ¡sácalo al mundo! ¡Comparte eso tan maravilloso con los demás!
  • Elige los trabajos que requieren menos concentración, y llévatelos a una cafetería o coworking (ver gente, aunque no hables… ¡te hará sentir en el planeta tierra!).
  • Tomate descansos para el “café” “zumo” “agua” y habla, aunque sea solo (no, no estás loco, conversar con uno mismo es sanísimo y enriquecedor).
  • Acuérdate que muchas otras personas están como tu en este momento. Aunque no las veas, puedes sentir su energía.
  • Recuerda que estás así porque quieres. Seguramente para un fin que te hace mucha ilusión. Recuerda ese fin, visualízalo.

Cuando necesites fuerza para mantenerte trabajando en soledad, piensa en Gaudí: si el lo hizo ¿Por qué tu no?

Artículo de Cristina Monge, miembro del equipo docente de la Escuela de Coaching EDPyN.

1 comentario en «La solitud del emprendedor»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres saber más sobre la disciplina del coaching?

Si quieres conocer más acerca del coaching y dar un paso en tu desarrollo personal, tenemos un obsequio para ti.
Abrir chat