¿Quieres asesoramiento personalizado? Contacta con nuestra Gestión Académica.

936 242 511  –  699 049 817

Empatía vs Simpatía, ¿hablamos de lo mismo?

Empatía, simpatía… Suenan parecido, y en nuestra mente solemos englobarlas en un mismo saco. Total, ambas son respuestas emocionales positivas para corresponder a alguien que nos muestra algo negativo, ¿no? Lo cierto es que no: empatía y simpatía se encuentran separadas por un océano en el que nos vamos a sumergir a continuación.

La etimología suele ser una fuente muy interesante de reflexión, pero en este caso nos lleva a engaño: aunque la palabra “empatía” existía ya en la Grecia clásicaempátheia, que significaba “pasión” o “enfermedad”-, hasta el siglo XX los psicólogos modernos no la adoptaron para expresar su significado actual: la participación objetiva y profunda de un individuo en los sentimientos, conducta e ideas de otro, junto a la comprensión íntima de sus situación vital e intelectual.

De hecho, nuestro actual vocablo “empatía” fue acuñado por el psicólogo británico-estadounidense Edward B. Titchener para traducir una palabra alemana, Einfühlungsvermögen, y precisamente para separarse del significado de “simpatía”, que estaba establecido como la expresión de la participación en una serie de sentimientos y afectos de carácter subjetivo y no racional.

Podemos establecer, por tanto, una serie de diferencias esenciales entre un modo de actuar y otro:

  • La empatía conecta a las personas, la simpatía las desconecta.
  • La empatía es racional, reflexiva y crítica, mientras que la simpatía es espontánea y subjetiva.
  • La empatía se centra en reconocer las emociones y conectar en el plano emocional; la simpatía se esfuerza en buscar un lado positivo al problema, abordándolo desde el plano intelectual.
  • La empatía busca acompañar, no solucionar el problema. La simpatía tiende a buscar una solución al problema, sin involucrarse en el acompañamiento.
  • La empatía no requiere una respuesta verbal, la simpatía sí.
  • La empatía requiere un aprendizaje previo, la simpatía surge sola.
  • La empatía comprende y no juzga, la simpatía tiende a dar consejos –y, con ello, tiende a valorar o juzgar la situación del otro-.

No obstante, lo mejor es ver ambas actitudes en acción: para concluir este artículo, os dejamos con un breve y muy ilustrativo video de Brené Brown que permite visualizar de forma clara el funcionamiento de la empatía y la simpatía:

1 comentario en «Empatía vs Simpatía, ¿hablamos de lo mismo?»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿Quieres saber más sobre la disciplina del coaching?

Si quieres conocer más acerca del coaching y dar un paso en tu desarrollo personal, tenemos un obsequio para ti.
Abrir chat